Crónica de dos pasiones (novela autobiográfica)

Página de Inicio || Indice de Libros || Datos del Autor || Página Principal

 

NOTA ACLARATORIA


Tomando en cuenta el contenido de este libro, que incluye en toda su extención el relato de mi vida, con sus triunfos y fracasos, he creído conveniente aclarar que, por tratarse de una novela autobiográfica, los personajes que aparecen en ésta, o al menos los que han tenido una directa participación o han sido de vital importancia en el desarrollo de la misma, fueron incluidos en ella con sus verdaderos y respectivos nombres.
No obstante, he creído prudente esconder la verdadera identidad de aquellas personas que no son de mi absoluta confianza, o de aquellas que se hayan visto involucradas en hechos que puedan perjudicarlas, reemplazando sus nombres por otros tomados al azar. Sin embargo, y por ser estos extremadamente corrientes, pueden hallarse fácilmente en cualquier índice telefónico.
En vista de ello, me permito invitar cordialmente a quien de hecho se sienta ofendido, a tomar las acciones legales que crea pertinentes, dándole por anticipado las gracias por la publicidad que proporcionará con ello a esta novela.


EL AUTOR

 



INTRODUCCION

«Crónica de dos pasiones» quizá sea un título que pueda sugerir, en la imaginación de quien abra por primera vez estas páginas, el relato tierno romántico y temperamental de una historia de pasiones y romances al mejor estilo de Corín Tellado, o bien de aquellos amores mezclados de un tinte social y conflictivo, surgido de las más polémicas novelas del brasileño Jorge Amado.

Sin embargo, nada se aleja más de esta falsa concepción como el verdadero tema en que se basa este relato, a pesar del título que, como dije ya, pueda dar lugar a otra apreciación. Aquí se narran, en la forma más auténtica y sincera posible —no exenta, por supuesto, del grado de imaginación que exige una novela—, todos los sucesos de mi vida que giran alrededor de esas dos pasiones, que fueron y seguirán siendo la razón de mi existencia y que dieron origen al título en cuestión. Esas dos pasiones, puramente artísticas, son —vale la pena aclararlo— la música y la literatura.

Por eso, a pesar de ser ésta una obra de carácter biográfico —o autobiográfico, para ser preciso—, mi intención —por tratarse también de una novela— va un poco más allá del relato simple y crudo de mi vida. He querido escribir una historia en donde la acción, los personajes y los ambientes se presenten en forma descriptiva, surgiendo en forma natural, espontanea —¿y por qué no?—, sugestiva, enigmática y a la vez conmovedoramente humana, en cientos de páginas testimoniales y reveladoras de tantos triunfos y fracasos, alegrías y tristezas, desde mis primeras manifestaciones artísticas hasta la concreción final de algunos sueños largamente construídos desde los dorados años de mi infancia y adolescencia.

Creo que esto justifica ampliamente el título de esta obra en lo que se refiere a esas dos grandes pasiones que llenaron mi vida. Pero ¿por qué "crónica"?, se preguntará el lector... Y aquí entran a jugar varios aspectos técnicos que no voy a enumerar en su totalidad, porque se haría demasiado extensivo. Sin embargo, la mayoría de las personas que conservan el hábito de la lectura conocen a ciencia cierta las diferencias escenciales que existen entre una crónica y una novela, y saben, por lo tanto, que la primera de ellas está conceptuada como "lengua informativa" y la segunda como "lengua expresiva", llevando esta última la finalidad de una creación narrativa, en donde se emplean recursos más complejos y elaborados, y siendo la primera sólo de carácter periodístico, más allá de que pueda rebasar el límite de lo estrictamente informativo y convertirse en una verdadera obra literaria, como ha sucedido tantas veces.

Volviendo entonces al punto principal de la cuestión: ¿por qué rotular de "crónica" a una obra literaria concebida bajo las reglas básicas de un lenguaje escencialmente narrativo, en donde se exponen argumento, personajes, ambiente, sentimientos, ideas y un plan desarrollado por medio de la trama y la acción?

La respuesta a esto es aún más simple de lo que se pueda creer, porque esa primera palabra del título encierra una concepción puramente biográfica. Por eso es bueno aclarar que mis primeros pasos en contacto con el mundo de las letras se sitúan, precisamente, en la práctica del periodismo. De allí se puede deducir que mis primeros intentos literarios fueron, hablando metafóricamente, una simple y conceptuada "crónica".

La trama de esta novela ha sido concebida y desarrollada respetando fielmente la veracidad de los hechos. Aunque a veces estos puedan parecer relatos de ficción, puedo asegurar, fehacientemente, que están muy lejos de serlo, si bien algunos episodios han sido adornados para darle más colorido a la acción.

Aquí se han previsto tres elementos fundamentales para la construcción de la trama: la "exposición", en donde se recrean los ambientes y la época, con la presentación de los personajes que mueven y manejan los hilos de esta historia; luego el "nudo o desarrollo", con la complicación de los hechos en forma gradual y paulatina, utilizando para ese fin a los propios personajes y a veces a los sucesos mismos, hasta llegar a una crisis o conflicto, y por último, el "desenlace o resolución final", a veces previsible, pero en este caso totalmente inesperado, lo que no significa que tenga que ser necesariamente triste y doloroso.

He creído importante que el lector no prevea el resultado de la acción, para no quitar interés a la lectura, tratando de mantener en forma constante esa mínima cuota de suspenso que, considero, es la piedra fundamental para la fácil digestión de cualquier obra narrativa. No he querido tampoco limitarme a narrar los hechos en forma clara, amena y objetiva —lo que no sería para nada sensurable—, y por ello he decidido —y espero que con buen criterio— intercalar en esta historia mis juicios y opiniones sobre los hechos que se van desarrollando y sobre las mismas personas que los mueven, por haber considerado digno y meritorio exaltar la calidad humana y los valores éticos, morales y espirituales, que fueron —y seguirán siendo— la base fundamental de mis razonamientos.

Tal vez al lector exigente le gustaría encontrar aquí palabras y conceptos elogiosos que expresen y exalten el valor de esta obra, definiéndola como un compendio de virtudes narrativas o un derroche de recursos estilísticos hábilmente manejados. Eso incentivaría, seguramente, el deseo vivo de adentrarse en estas páginas, sin temor alguno de salir defraudado. Sin embargo, no me corresponde a mí juzgar la propia labor, porque sería difícil —por no decir imposible— analizarla desde la misma óptica con que fue concebida, sin perder la objetividad y, sobre todo, demasiado vanidoso de mi parte. Esa sería, en todo caso, una tarea asignada al prologuista —que en esta ocasión no he juzgado imprescindible hacer participar— o al propio lector, que habrá de erigirse, seguramente, en el mejor crítico de mi labor.

Es ésta la síntesis de esta "Crónica de dos pasiones", en donde la música y la literatura transitan estas páginas, desde mi primera y temprana manifestación musical, siguiendo luego con la primera demostración de mi vena literaria, para terminar, casi cuarenta años más tarde, con el fruto madurado de aquellas dos grandes pasiones convertidas en el eje central de mi existencia.

Mi intención, al fin de cuentas, ha tenido un principal e innegable objetivo: que esta historia encuentre, en la emoción de algún lector, ese cálido refugio, destinatario final de esta labor emprendida con entrega y dedicación.

Espero, sinceramente, haber cumplido ese propósito.

 

Carlos Reyna

Buenos Aires, 9 de octubre de 1997

Continuar leyendo el libro >>

 

 

Página de Inicio || Indice de Libros || Datos del Autor || Página Principal

 

Queda absolutamente prohibida la reproducción total o parcial del material publicado en este sitio sin previa autorización, según
los fundamentos básicos de la ley 11723. Reservados todos los derechos de los autores de las obras registradas en el mismo.

Desarrollo y Diseño Web: Carlos Reyna & RV2000