ANTONIA ALVAREZ
España

Antonia Alvarez nació en Babia (León) y fijó su residencia en algún lugar de Asturias. Cursó sus estudios en Salamanca y Oviedo, recibiendo el título de Licenciada en Filología Románica.
Pese de llevar, desde muy temprana edad, un impulso literario irrefrenable y una pasión especial por la poesía, no lo plasmó sino hasta fecha muy reciente; ello no fue obstáculo para alcanzar el segundo premio en el concurso «Bellido Dolfos» organizado por el Ayuntamiento de Zamora.
Su poesía está dotada de un fino lirismo, al cual acompaña de espléndidas imágenes que fluyen en forma espontanea y natural.
En la actualidad, Antonia Alvarez ejerce la docencia, desempeñándose como profesora en el nivel secundario.
La presente selección está compuesta por tres sonetos (uno de ellos en verso alejandrino) y un trabajo de muy singular concepción —el primero de ellos—, compuesto por una serie de versos endecasílabos con rima consonante en los versos pares, que remata, hacia el final, en una rara división del ultimo verso, al estar interrumpido precisamente en la sexta sílaba y completado en la linea siguiente, lo que sugiere, de por si, una forma original de rebelión contra los cánones impuestos.
 

DE LLORAR

ABRAZO

D
e llorar a reír hay sólo un paso,
un paso nada más, sólo un suspiro,
y de amar a matar sólo un recodo,
de nacer a morir, sólo un latido,
de mirar a ser ciego, ni un segundo,
de tener a dejar, sólo un quejido,
de querer a poder, sólo un mal sueño,
de gozar a sufrir, un "sinsentido",
de saber a ignorar, un tramo estrecho,
de vivir a olvidar...,
sólo el olvido.

Antonia Alvarez

D
ormitaré en la noche profunda de tu beso
,
tras haber traspasado los últimos confines,
agotadas las horas, quebrados del exceso,
ahítos del aroma de todos los jardines...

Cayó así entre mis brazos tu piel, tu paz, tu peso,
y cogimos estrellas creando balancines:
en el fuego quemamos hasta el último hueso
como una llamarada de voz y de violines.

Te estrellaste en mi carne con ansia suicida,
para habitar sin miedo el cálido regazo,
llenándome la boca de versos sin medida.


Nos hicimos eternos amantes de un abrazo,
mordiéndonos la muerte en íntimo arañazo,
para anegar, amando, los cauces de la vida
.


Antonia Alvarez



DESBANDADA

BOLERO 3

S
e les fugó el cariño en desbandada
de golondrinas ciegas, sin destino;
tuvieron nido ayer, y en el camino
detuvieron el paso y la mirada.

Ayer un nido, sí, la misma almohada,
los mismos gestos bajo el mismo lino;
hoy ya ni un solo beso mortecino,
ni una tibia caricia enamorada.

¿Por qué te vas, amor?, ¿por qué te fuiste?
Si pudiera arrancar, ¡si yo pudiera!
todo el dolor que traspasamos juntos...

Es el tiempo que juega, terco y triste,
es el tiempo que busca, ¡ay!, primavera
entre un eterno cielo de difuntos.


Antonia Alvarez

M
e invitaste a bailar. Cerré los ojos.
En la música lenta de un bolero,
despacito, trazamos un sendero
de corazones con latidos rojos.

Descorrimos del alma los cerrojos
lanzándola a volar hacia un lucero;
yo me dejé llevar, y en un "te quiero"
diste la vuelta entera a mis antojos.

Yo apoyada en tu hombro, melodía:
"La hiedra", "Piel canela", "La distancia",
susurraste al oído, yo soñando;

(o soñamos los dos); fuera llovía,
y se daba la extraña circunstancia
de no estar juntos y seguir bailando
.

Antonia Alvarez




Queda prohibida la reproducción total o parcial del material publicado en este sitio sin previa autorización.
Reservados todos los derechos de los autores de las obras registradas en el mismo.


Desarrollo y Diseño Web: Carlos Reyna & RV2000